¿Qué son y para qué sirven los aminoácidos?

Hacer deporte, de cualquier tipo, implica un desgaste muscular, un cuidado del organismo y ciertas atenciones lógicas en cualquier deportista. Especialmente relevante es, en deportes intensos, recuperar cuanto antes los nutrientes que el cuerpo pierde tras el entrenamiento. Precisamente de esto y mucho más se encargan los aminoácidos. Y de ellos te vamos a hablar. […]
RutinasEntrenamiento

Hacer deporte, de cualquier tipo, implica un desgaste muscular, un cuidado del organismo y ciertas atenciones lógicas en cualquier deportista. Especialmente relevante es, en deportes intensos, recuperar cuanto antes los nutrientes que el cuerpo pierde tras el entrenamiento. Precisamente de esto y mucho más se encargan los aminoácidos. Y de ellos te vamos a hablar. ¿Qué son y para qué sirven los aminoácidos?

¿Qué son los aminoácidos?

Comenzamos definiendo qué son los aminoácidos que, básicamente, son compuestos orgánicos que se aúnan para crear proteínas. Estas proteínas son imprescindibles para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Entre las labores de los aminoácidos, está la que nos atañe a nosotros: ayudar a reparar y aumentar los tejidos corporales. No obstante, también supone una importante fuente de energía para el organismo.

Ahora, si preguntamos qué son los aminoácidos de forma canónica, todo es más sencillo de explicar. Y es que los aminoácidos están formados por oxígeno, hidrógeno, nitrógeno y carbono. Por otro lado, los aminoácidos vienen formados por una molécula orgánica con un grupo amino y otro carboxilo. Según la estructura del aminoácido, tendrá forma de L o de D, pero son las primeras, las naturales, las más necesarias para el organismo.

¿Para qué sirven los aminoácidos?

Una vez sabemos qué son, es tiempo de conocer para qué sirven los aminoácidos. Básicamente, los aminoácidos permiten que haya contracción muscular. Su misión es equilibrar la cantidad de ácidos y bases en el organismo. No obstante, son muchos los tipos de aminoácidos y cada uno tiene una misión concreta.

Para hacerse una idea de la relevancia de los aminoácidos, basta con conocer las consecuencias de una carencia de aminoácidos. Desde una indigestión a problemas en el crecimiento, quienes estén en edad de hacerlo. También puede derivar en una fuerte depresión, adicciones, estrés o infecciones.

Está claro que para paliar el déficit de aminoácidos, basta con consumirlos. Eso sí, no se aconseja atiborrarse de alimentos con mucho contenido de proteínas. De hecho, puede ser perjudicial. Lo más recomendable es hacer una dieta equilibrada y controlada, en la que haya aminoácidos y proteínas en su justa medida.

Para conocer el nivel de aminoácidos de una persona, hay que someterle a un examen de aminoácidos plasmáticos. Para llevarlo a cabo, basta con tomar una muestra de sangre y se analiza la cantidad. Si el nivel de aminoácidos está por encima de la media, el causante puede ser una eclampsia, una insuficiencia renal, intolerancia a la fructosa o cetoacidosis. Si los resultados estiman que el nivel de aminoácidos es más bajo de lo normal, es posible que tengamos fiebre o estemos desnutridos.

No obstante, en el ámbito que nos interesa, el entrenamiento, los aminoácidos son básicos para hacer llegar energía a los músculos. Tener un recuento bajo de aminoácidos puede derivar en un catabolismo muscular. Esto es, pérdida progresiva de tono, músculo y forma. Todo por no recuperar el músculo, después de un entrenamiento al más alto nivel.

Si no podemos conseguir los aminoácidos necesarios para ponernos en forma, podemos recurrir a complementos deportivos. Estos nos ayudarán a mantener la tonificación muscular y potenciar la fuerza y el rendimiento. De hecho, el aminoácido debería tomarse, tanto antes de comenzar la rutina de entrenamiento (para proteger y dar energía al músculo), como después de terminar de entrenar, para recuperar el músculo con mayor rapidez.

Tipos de aminoácidos

Terminamos el artículo repasando los tipos de aminoácidos que existen. Una cantidad que roza los 250 tipos pero que tiene en los 20 aminoácidos proteinogénicos, sus elementos más relevantes. Estos son los tipos de aminoácidos que se conocen:

Esenciales

Los aminoácidos esenciales son los que el cuerpo no es capaz de producir por sí solo. Así, necesita asimilarlos a través de alimentos o suplementos. Algunos de estos aminoácidos esenciales son:

  • Histidina – La histidina está muy relacionada con la homoglobina, por lo que es muy recomendable para la anemia. Mantiene el pH en la sangre y se aplica para reducir las consecuencias de la artritis reumatoide.
  • Leucina – La Leucina es un potente cicatrizante de heridas, ayudar a reponer los huesos y controla la liberación de las encefalinas, analgésicos naturales. Precisamente por ello, son ideales para recuperar el organismo del entrenamiento.
  • Metionina – Es una parte relevante en la eliminación y descomposición de grasas, ayudando a regular el colesterol en sangre. También es antioxidante y un complemento perfecto para cuidar cabello, piel y uñas.

  • Valina – La valina opera directamente en el cerebro, donde comparte tareas con la tirosina y el triptófano. Básicamente, es la fuente de energía del cerebro.
  • Triptófano – Sintetiza la melanina y la serotonina, de ahí que se use mucho en Psicología y Psiquiatría. El triptófano levanta el estado de ánimo y, como no, ayuda a dormir de forma regular
  • Fenilalanina – Regulan las endorfinas, por lo que están relacionados con el bienestar. Ayudan a mantener el apetito y calman el dolor en caso de tenerlo. Por otro lado, este aminoácido mejora la memoria, potencia el ánimo y ayuda con el aprendizaje. En ocasiones es utilizado para paliar los síntomas del Parkinson o el dolor crónico, así como la depresión.

Ramificados

Los aminoácidos ramificados son producidos por el cuerpo humano. Así, no tiene que recurrir a elementos externos para tomarlos. Entre los aminoácidos ramificados están:

Advertisement

  • Alanina – Uno de los aminoácidos más relevantes, pues está implicado en el metabolismo del azúcar. También ayuda a mejorar el sistema inmunológico y el tejido conectivo. En el ámbito del entrenamiento, es perfecto para el desarrollo muscular, además de ser una fuente de energía tremenda.
  • Ácido glutámico – Multiplica el rendimiento físico y minimiza la fatiga. Recomendado antes de entrenar, al ser un aminoácido excitatorio te dará la energía que necesitas para llevar a cabo tu rutina.
  • Asparagina – Supone la suma del ácido aspártico con el trifosfato de adenosina. Forma parte del proceso de memoria a corto plazo, reduce el cansancio y es parte de la síntesis de ADN

También te puede interesar:

¿Qué son y para qué sirven los aminoácidos?
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar