Escrito por

Cuántas proteínas hay y cuál es la mejor

Seguramente, tras llevar unos meses entrenando en el gimnasio, has decidido ir a una tienda de suplemenación deportiva para comprar una proteína que te ayude a mejorar. Tu cara cambia cuando al entrar en la tienda ves todos los botes y de tantos colores, el dependiente te pregunta que tipo de proteína estabas buscando y ahí te das cuenta que te falta información.

Os vamos a enseñar los tipos de proteínas que puedes comprar según tus necesidades y gustos. Antes de nada, dejar claro que ninguna es mejor o peor, son distintas y cada una tiene una función determinada y particular.

Proteína de suero (Whey)

Se trata de la más consumida y conocida, usada para la hipertrofia muscular. Contienen una gran cantidad de aminoácidos, favoreciendo la recuperación muscular tras el entrenamiento. Se pueden consumir tanto antes como después del entrenamiento, pero teniendo siempre en cuenta que debemos realizar un entrenamiento y una dieta que la acompañe. Dentro de las proteínas de suero podemos encontrar otros tipos más concretos.

  • Proteína concentrado: es la más calorica, pero también la más sabrosa. Se recomienda a las personas que esten realizando una fase de volumen o que realizen mucho ejercicio. Es la más barata de todas.
  • Proteína isolada: esta ha sido más procesada con el objetivo de obtener un producto con menos lactosa para que tenga una mejor digestibilidad. Recomendada para aquellos que realizen solo actividades de músculacion, posee menos calorías que la concentrado.
  • Proteína hidrolizada: es la más reciente de todas. Recomendada a las personas que están en un plan de definición, debido a su alto aporte proteico y poco calórico. Las proteinas hidrolizadas han sido pre-digeridas para facilitar la absorción. Es la más cara de las tres.
  • Proteína de caseina: es la única que no tiene una velocidad de absorción rápida. Su objetivo es ir aportándote poco a poco y a lo largo de la noche , aminonácidos y nutrientes para que tus músculos estén alimentado durante tus horas de sueño. Puede usarse en cualquier etapa, pero siempre funciona mejor en la de volumen.
  • Proteína de múltiples matrices: esta proteína es la mezcla de todas las anteriores, enriquecidas de aminoácidos y de enzimas digestivas para que podamos analizarlas mejor. Se puede tomar en muchos momentos, tras entrenar o como una comida más, por ejemplo junto a una pieza de fruta.

Proteína de huevo

Es una proteína con alto valor biológico, potenciado por la elevada cantidad que nos proporciona de leucina, el aminoácido que nos ayuda a la hora de construir músculo, de vitaminas y de minerales, además de saciante, lo cual nos ayudará a controlar nuestro apetito.

Podemos encontrarla en formato polvo y líquido, pero si nuestro objetivo es usarla para recuperarnos de un exigente entrenamiento debemos consumirla en polvo.

Proteína de carne

Es una forma de consumir una proteina de origen vacuno, pero sin las grasas y el colestrerol que encontramos en la carne de dicho origen. Es una proteina de fácil y rápida asimilación, idonea para tomar tras entrenar. Son proteinas que, debido a su origen, nos darán una cantidad extra de aminoácidos. Es la más cara de todas las proteinas y no hay mucha variedad donde elegir.

Proteínas de origen vegetal

La única que no tiene procedencia de origen animal, perfecta para vegetarianos y veganos. Algunas de las proteínas vegetales que podemos encontrar son las de arroz, que además de ser fáciles de digerir no contienen sodio ni colesterol; la proteína de guisante, muy rica en vitaminas y minerales y la proteína de soja, muy mencionada últimamente.

Conclusiones

Como veis no hay un solo tipo de proteína. Aquí os hemos dejado la información más básica y sencilla para que podáis elegir el producto que mejor se adapte  a vosotros. Si es la primera vez que vas a consumir proteína en polvo, tal vez deberías elegir la concentrado de suero y ver si te va bien. Recuerda que cada cuerpo es un mundo, tanto tu dieta entrenamiento y suplementos deben ser específicos para ti.

Aquí os dejamos una receta con la que podéis usar vuestras proteínas y conseguir un alimento más nutritivo.

 

RutinasEntrenamiento

Newsletter