Escrito por Tendenzias

Power Walking – Qué es, cómo se hace y diferencias con el running

Estamos en la era de la innovación, y el deporte no se libra. Como todos sabemos, en el deporte no todo es positivo, muchos deportes son lesivos o pueden desgastar y dañar partes de nuestro cuerpo como articulaciones, músculos y huesos. El power walking es un deporte que se está poniendo de moda ya que practicándolo evitamos los peligros de lesión que entraña el running  por ser un deporte de impacto. En este artículo explicamos qué es el power walking, cómo se practica, cuáles son las ventajas que reporta y las diferencias con el running.

Qué es el Power Walking

Dicho de una manera muy sencilla, el power walking es una manera de andar que facilita la quema de calorías. Se trata de un tipo de caminata con unas características específicas; se debe mantener un ritmo elevado, una postura corporal específica para evitar lesiones, un movimiento de brazos determinado, etc.

Se trata de una práctica deportiva idónea para las personas que quieren hacer un ejercicio más intensivo que el típico “salir a andar” pero tampoco quieren o pueden correr. Además, ayuda a la tonificación de los músculos de todo el cuerpo.

Cómo se practica el Power Walking

La práctica del power walking es relativamente sencilla, aunque tiene su parte de técnica, la cual se debe dominar para evitar el peligro de lesión.

Es muy importante mantener una postura correcta: la espalda bien erguida con los hombros hacia atrás y hacia abajo, sostener la contracción en el abdomen y mantener la vista al frente.

La característica más llamativa del power walking es el braceo enérgico, el balanceo de los brazos que se ejecuta en armonía con el ritmo de los pasos que se van dando. Por su parte, los brazos deben ir medio flexionados dibujando un ángulo de 90 grados donde el vértice es el codo. Este movimiento de los brazos ayuda a elevar el ritmo de la marcha y a su vez mejorar la tonificación de los brazos, ayudando así a quemar un número mayor de calorías. Dicho movimiento no debe hacer que el tronco se torsione, se debe mantener la postura corporal de manera escrupulosa; el tronco se mantiene estable y erguido y solo se mueven los brazos.

Las sesiones de power walking tienen que oscilar entre los 45 minutos y la hora, sosteniendo en todo momento un ritmo elevado (la frecuencia cardíaca se debe mantener en un 60-70% de la capacidad). De esta manera se maximiza la quema de grasas, ya que en los primeros 45 minutos de ejercicio el cuerpo quema las glucosas que tiene a mano, y solo después de agotar esas glucosas empieza a quemar la grasa que tiene en reserva o acumulada.

Una imagen vale más de mil palabras, así pues os dejamos un video del presidente de España, Mariano Rajoy, practicando power walking:

Ventajas de practicar Power Walking

En una sesión de power walking se quema un número de calorías similar al que se quema en una sesión de running, y se puede conseguir quemar más grasa que corriendo. Por otro lado, como siempre se mantiene un pie apoyado en el suelo, no se da el impacto que se produce al correr, con lo cual cuidamos nuestras articulaciones.

El power walking, además de ayudarnos a quemar calorías, nos ayuda a tonificar piernas, glúteos, abdomen y brazos. Mejora también la circulación y la capacidad respiratoria en un porcentaje mayor que el running

Diferencias entre Power Walking y running

Además de todo lo anteriormente mencionado, según un estudio reciente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Associaton) el caminar reporta unos beneficios para la salud muy superiores a los que reporta el running. El estudio en el que se compara el Power walking con el running, asegura que con un gasto de energía similar, correr reduce el riesgo de hipertensión en un 4,2%, mientras que caminar lo hace en un 7,2%. En cuanto al riesgo de tener el colesteros alto se refiere, correr supone una reducción del mismo de un 4,3%, mientras que caminar hace que la reducción sea de un 7%. Finalmente, en cuanto a las enfermedades cardíacas se refiere, correr reduce el riesgo en un 4,5%, mientras que caminar lo reduce en un 9,3%. Como se puede ver, los beneficios que reporta el power walking para salud son el doble que los que reporta el running.

RutinasEntrenamiento

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos