Escrito por

Natación: Espalda

  • Pies: el movimiento de las piernas es rítmico, van de arriba-abajo, los dedos de los pies estarán mirando hacia arriba. El que salpiquemos más no quiere decir que vayamos a ir más rápido, es mejor realizar movimientos cortos y rápidos.
  • Brazos: La brazada debe ser rítmica, un brazo debería estar recto al lado de la cabeza y el otro al lado del tronco, éste es el ritmo aproximado que debemos mantener. El brazo debe levantarse recto y cuando toque el agua, la palma de la mano tiene que estar un poco girada hacia el exterior, para recoger como si fuera una pala, el agua, formando un arco que termina en el pecho y que luego empuja el agua hacia la cadera.
  • Respiración: se realizará según nos resulte más cómoda pues no debemos introducir la cabeza en ningún momento en el agua.
  • Viraje: es una especie de voltereta que en este caso tiene una dificultad, cuando nos queda aproximadamente una brazada giramos completamente colocándonos como si estuviéramos nadando en crol, colocamos nuestros brazos al lado del tronco y volteamos apoyando nuestros pies sobre la pared, la cual nos sirve para impulsarnos y salimos bocarriba. Podemos aprovechar, cuando estamos sumergidos para avanzar bajo el agua, haciendo pies a espalda o mariposa pero boca-arriba. Si no realizamos la voltereta debemos tocar con las dos manos.
  • Salida: se realiza desde dentro del agua, con las manos agarradas al poyete o la pared y, se impulsa uno con los pies en la pared y si se sumerge practica la submarina.

Imagen: bbc