Escrito por

Los principios Weider (VIII)

Este articulo es continuación de: “Los principios Weider (VII)”

Principio de forzar las repeticiones, continuación

Este principio es utilizado con cautela debiendo tener muy en cuenta que al finalizar una serie y cuando ya no se puede completar otra repetición, se debe buscar la colaboración de un compañero.

Con este principio de realizar o forzar las repeticiones, se genera una carga extra sobre las fibras musculares, llevándolas a exceder la fatiga, con el objetivo de lograr un crecimiento adicional, pero debe tenerse mucho cuidado cuando se lleva al practica, para evitar posibles lesiones.

Principio de la doble división
Este principio hace referencia a los tiempos de entrenamiento, ya que muchos culturistas dividen sus rutinas entre la mañana y la tarde, para sacar provecho a cada grupo muscular en forma individual, avocando toda la energía en ello, lo que se traduce en más series y peso, lo cual busca mayor desarrollo muscular.

Principio de la triple división.
En este principio encontramos un requerimiento mucho mayor, donde la capacidad de recuperación es esencial, por ello son pocos los culturistas que pueden sacar provecho a esta forma de entrenamiento, ya que entrenar tres veces por día es muy exigente, reservándose a los culturistas de elite.

Principio quemazón
Aquí se hace referencia al aumento de lactato que brinda esa sensación de quemazón en el músculo, generándose cuando hacemos por ejemplo repeticiones parciales al finalizar una serie normal, lo cual va a promover mayor cantidad de sangre y ácido láctico al músculo, aumentando en consecuencia el lactato.

Este incremento fisiológico hincha las células al recibir mayor flujo sanguíneo incrementando la capilaridad y con ello el tamaño. Continuará.

Imagen:flickr

RutinasEntrenamiento

Newsletter