Escrito por

Los principios Weider (VII)

Este articulo es continuación de: “Los principios Weider (VI)

Principio de la tensión continua
Como todos sabemos la inercia puede ser negativa para el desarrollo muscular, ya que al entrenar a un ritmo rápido provocamos una oscilación o suerte de columpio con los pesos, que lleva a reducir el trabajo final del músculo, afectando así al progreso.


Por ello este principio nos enseña que es mejor un entrenamiento lento, en el cual en forma deliberada se debe mantener la tensión constante sobre los músculos en todo momento, o sea manteniendo el control permanente de los movimientos.

Este forma de entrenar con un elevado nivel de concentración, lleva a una intensidad mayor de trabajo, lo que conlleva a una mayor estimulación de las fibras musculares y su irrigación.

Principio antigravedad (negativas).
Este tipo de entrenamiento es de carácter muy intensivo, ya que bajar un peso contra la gravedad, estimula de tal forma que se manifiestan las famosas agujetas, siendo totalmente contrario al entrenamiento normal o positivo, pero el cambio trae beneficios.

Es compresible que este entrenamiento, debe realizarse en forma ocasional, siendo la técnica muy simple, con la ayuda de un compañero quién deberá levantar el peso y nosotros solo resistiremos el descenso.

Principio de forzar las repeticiones
En este principio es muy común errores por parte de los atletas, ya que lo utilizan indiscriminadamente llegando al exceso, tratándose de un entrenamiento muy intenso, encontrándose el mayor error del físico culturista en realizarlo solos, pudiendo lesionarse, además de estar muy preparado para emprenderlo, así como reunir ciertas condiciones naturales o biológicas, que se ve en los campeones, profesionales que saben de sus beneficios y consecuencias, realizándolo de vez en cuando, como complemento. Continuará

Imagen: flickr

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos