Escrito por

El estado físico durante la niñez, definiría la salud a futuro.

En Noruega se realizó un estudio que determinó esta condición, donde una mayor aptitud física durante la niñez (13 años), reduciría el riesgo a la obesidad o la hipertensión en la edad adulta temprana.


Los investigadores puntualizan que esta a su vez desaparece al transcurrir el tiempo, por lo cual debe ser mantenida con la regularidad del ejercicio físico, a medida que se envejece, para prolongar la salud.

Cuando se alcanzan los 40 años, o la mediana edad entran en juego otros factores que inciden sobre nuestra salud y aquí la aptitud física durante la niñez es poco relevante.

Por lo tanto según el estudio se remarca la importancia de los buenos hábitos de vida, que deben ser mantenidos a lo largo de ésta, donde la actividad física ocupa un lugar preponderante a cualquier edad, dice la doctora Elisabeth Kvaavik, de la Universidad de Oslo.

Su grupo de investigación estudió a 1.016 hombres y mujeres que fueron controlados a partir de 1979, a la edad de 13 años, las evaluaciones consistieron en un encuesta respecto de sus hábitos físicos y a su vez se les hizo una prueba de aptitud en la bicicleta fija.

Como resultado a rasgos generales se encontró que, aquellos más aptos físicamente a los 13 años fueron menos propensos al sobre peso y a la hipertensión entre los 20 y 30 años.

Los autores no observaron una relación clara entre los niveles de ejercicio y los indicadores de salud en la edad adulta, pero es de tener en cuenta también que los genes tienen una parte de la responsabilidad.

Via| I.Bae

Imagen: flickr