Adelgazar con spinning en casa: ¿mito o realidad?

Adelgazar con spinning en casa, ¿es posible? Es una pregunta que se han hecho alguna vez quienes consideran que tienen unos kilitos de más y poco tiempo, o se ven recluidos en casa por cualquier motivo. Te damos una primera respuesta corta: sí, es posible.

Adelgazar spinning casa

El spinning es una actividad aeróbica muy completa, y se calcula que en una sola sesión se pueden consumir entre 550 y 660 calorías (las mujeres) y entre 850 y 1000 calorías (los hombres). Todo depende de la intensidad y la duración, pero son gastos difícilmente alcanzables en otras disciplinas deportivas en tan poco tiempo.

Con el spinning se eliminan gran cantidad de toxinas y se actúa sobre la grasa localizada en determinados puntos, como las piernas y el abdomen. Eso sí, para perder peso se debe lograr el déficit calórico: ingerir menos calorías de las que se pueden quemar entre el gasto de metabolismo basal y la actividad física. La alimentación, por lo tanto, es fundamental.

 

Adelgazar con spinning en casa: todas las claves

 

Adelgazar haciendo spinning es posible siempre que se tenga una buena planificación. Pide ayuda profesional en nutrición o en actividad física si crees que lo necesitas, aunque necesitas muy poco para comenzar y entusiasmarte con los progresos. Toma nota.

 

1. Elige la bicicleta apropiada

 

Si todavía no has comprado tu bicicleta de spinning y estás pensando adquirir una nueva, echa un vistazo a las ofertas en las mejores bicis spinning que publica Bicicletaspinning.eu.

La web ofrece, además, una amplia guía de compra para que consideres todos los factores relevantes antes de hacerte con la tuya. En primer lugar, debes considerar el tipo: magnética, estática, profesional o plegable.

El volante de inercia, la altura que alcance el sillín y las posibilidades de ajustes, el manillar ajustable, la capacidad de carga y otros elementos como el portabotellas son otros detalles a considerar.

 

2. Programa un entreno dinámico

 

El spinning tiene múltiples beneficios, y uno de ellos es la amplitud de grupos musculares que trabaja. Pero para que el trabajo vaya más allá de las piernas, que serán las que más se ejerciten, el entrenamiento debe ser dinámico.

Una sesión completa se compone de lo siguiente:

  • Pedaleo sentado. Es la posición habitual de la bicicleta estática, y normalmente es con la que se empieza y se termina.
  • Pedaleo de pie. Añade intensidad a la actividad, pues trabajarás más activamente brazos y abdomen, entre otros grupos musculares. Para variar el trabajo, puedes agarrarte al manillar por el interior o por el exterior.
  • Saltos. Los practicas cuando el pedaleo es ligero y cuando te levantas y te sientas de manera continuada.

Programa un entrenamiento que creas que es asequible para ti para empezar, ponte música, ¡y a rodar! A medida que adquieras nivel, puedes buscar vídeos en canales especializados de YouTube.

 

3. Vigila el tiempo y la intensidad

 

Recuerda que cualquier ejercicio de cardio se hace efectivo a partir de los 20 minutos, luego conviene que realices la actividad durante al menos media hora. Difícilmente estarás haciendo spinning más de una hora, sobre todo si eres principiante.

Una manera de configurar el entrenamiento es comenzar a una intensidad moderada durante cinco minutos, y luego hacer un entrenamiento a intervalos con descansos de por medio en los que también pedalees sentado. En cada intervalo, debes encadenar ejercicios de corta duración, de unos 20 segundos cada uno.

Haz entre 5 y 10 cambios de velocidad por sesión, y termina con una vuelta a la calma con pedaleo suave durante otros cinco minutos. ¡Se te pasará volando! No te olvides de estirar al final.

 

4. Ve mejorando la técnica

 

El buen desempeño va unido al desarrollo de una técnica apropiada. Al principio no será algo que te preocupe, pues tendrás bastante con completar las sesiones. Pero a media que mejores la postura y la ejecución de movimientos conseguirás optimizar esfuerzos y resultados.

Pedalea con los pies en paralelo al suelo. Mantén las muñecas rectas y no ejerzas sobre ellas más presión de la necesaria. Ve cambiando la manera que te agarras al manillar, según estés arriba o abajo, para conseguir una postura cómoda. La espalda y el cuello deben estar relajados.

 

Otros beneficios del spinning

 

Adelgazar no es la única razón para practicar spinning, aunque va a tener evidentes beneficios estéticos. Realizar una actividad aeróbica con frecuencia aporta otras ventajas:

  • Fortalece los músculos. Sobre todo, los grupos musculares de las piernas y las caderas. Si eres constante, podrás decir adiós a la celulitis y las cartucheras.
  • Ayuda al sistema cardiovascular. Entrenas el corazón, que también es un músculo, por lo que se ensancha y se hace más fuerte. Esto, junto a la pérdida de grasa, favorece latidos más potentes y mejora la circulación.
  • Reduce el estrés. Al hacer ejercicio descargas tensiones, lo que tiene impacto a nivel mental y emocional. Sesión tras sesión experimentarás satisfacción y subirás tu autoestima.
  • Previenes dolores y lesiones. Es una consecuencia más del fortalecimiento del organismo, pero también de la mejora de la coordinación y el equilibrio.

En definitiva, adelgazar con spinning en casa pasa por encontrar la bici adecuada, diseñar entrenamientos completos que te resulten motivadores y vigilar siempre la técnica para optimizar y no lesionarte. Define un objetivo realista y ¡a rodar para conseguirlo!

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar