Escrito por

Gafas de natación

Para estar perfectamente equipado para hacer natación necesitarás un bañador cómodo, el gorro y las gafas.

La importancia de las gafas se debe a su sistema de protección contra el cloro, si estamos en una piscina, y la sal en el mar; gracias a ellas podríamos ver debajo del agua sin dificultad y sin irritación en los ojos.

Podemos diferenciar las gafas según los productos con los que han sido fabricadas, por tanto, encontraremos gafas de silicona, goma espuma, policarbonato o neopreno.

  • Silicona: este tipo de gafas se adapta mejor al ojo, pero con un inconveniente, los primeros días duelen un poquito.
  • Goma espuma: estas gafas ya no se usan tanto en la actualidad, ya que tenían más inconvenientes que ventajas. La goma espuma de las gafas se despegaba con el uso y podía llegar a dar alergia la goma por la posibilidad de adquirir hongos a través de ella.
  • Neopreno: este tipo de material cubrió los inconvenientes de las gafas de espuma. Al usarse para cubrir la lente ya no absorbía el agua y por tanto los problemas higiénicos disminuyeron. Técnicamente sigue despegándose con el tiempo.
  • Policarbonato: son las gafas que más se usan para entrenamiento o competición. Son un poco incómodas en un principio pero al usarlas a diario con facilidad te acostumbras y al ser pequeñas se ajustan mejor al ojo, siendo ideales para nadar.

Lo más práctico para que no se empañen es usar tu propia saliva para crear una capa protectora, lo único que tienes que hacer es humedecerlas por el interior con tu saliva y luego aclararlas.

Imagen1: mercamania

Imagen2:  nabaiji